Joven tucumana desaparecida fue hallada en Paraguay

Sus familiares lograron encontrarla por el rastreo del teléfono móvil.

El tío de la joven oriunda de Famaillá le comentó a la prensa tucumana que gracias a la difusión de la búsqueda pudieron dar con su hija y que ella habría sido abandonada en una costa paraguaya, sin saber dónde estaba y pidiéndole ayuda a la gente que se encontraba en la calle.

Marina Rufino, la joven de 25 años de la que no se tenía rastro desde el pasado lunes. Según relató su tío, se encontraba en Paraguay, cerca de la costa, “deambulando y pidiendo ayuda”.
Según relató su hermana el día después de su desaparición, Marina había salido de su casa en la localidad de Las Banderitas, en Famaillá, para hacer las compras y desde entonces no se supo más de ella. Vecinos de la zona la habían visto por última vez en la pista de salud de la localidad, la mañana del mismo día en se le perdió el rastro.
Los operativos de búsqueda contaron con la participación de la Unidad Regional Oeste de la Policía de Tucumán y personal de la Comisaría de Famaillá, además del apoyo de organizaciones feministas y de lucha contra la trata de personas.

Luego de cinco de días de búsqueda, la familia de Marina Rufino pudo hallar su rastro. La joven de 25 años, desaparecida el pasado lunes 13 de enero, se encontraba en Paraguay, en una zona costera en las cercanías de la capital Asunción.
Esto fue confirmado por un tío, Rufino Gerez, en comunicación telefónica con una radio de Famaillá. “Dimos con la localización del teléfono de ella, que estaba cerca de Asunción del Paraguay, en una playa, perdida, deambulando y pidiendo ayuda”, describió el hombre.
Luego de localizar su teléfono, desde Tucumán dieron aviso a la policía paraguaya. La Comisaría 40 era la más cercana de la zona en donde se detectó la señal. Lograron ubicarla y retenerla. Sin embargo, la ley del vecino país no permite retener a las personas por más de cinco horas, por lo que se ofrecieron a acercar a la joven, hasta el límite con Argentina.
Así es que un grupo de familiares iba, este sábado por la tarde, camino a la frontera para encontrarse con Marina. “Nos comunicamos con un pariente que trabaja en Gendarmería para que pueda retirar a Marina porque las autoridades nacionales no se hacen cargo y no posibilitan el traslado a Tucumán”, reclamó el tío de la joven.
Sobre las razones que llevaron a Marina hasta Paraguay, Rufino Gerez no descarta que su sobrina haya sido engañada para salir de su ciudad. “Nosotros no descartamos para nada la trata de personas. Seguramente fue engañada y al verse presionados por la difusión, seguramente optaron por dejarla abandonada ahí”, señaló e insistió: “Es imposible que haya salido de Famaillá sin haber sido inducida por alguien”.


“Hoy tenemos buenas noticias y es gracias a la gran difusión que dieron los medios de Tucumán, del país y también de afuera”, concluyó.

fuente: el tucumano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.