A juicio por abusar de su hijastra desde que era niña

El fiscal penal 1 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Sergio Federico Obeid, requirió ante el Juzgado de Garantías en feria extraordinaria, la elevación a juicio de la causa que tiene como imputado a un hombre de 43 años, acusado de los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado por ser cometido contra una menor de 18 años y aprovechando la situación de convivencia preexistente.

El fiscal penal Obeid sostuvo que el acusado atentó contra la integridad sexual de la víctima al desplegar actos corporales de contenido esencialmente sexual, sin que ella pudiera consentir tal accionar debido a su corta edad y por encontrarse durmiendo, lo que ocurrió en diversas oportunidades.

Según consta en los expedientes, los abusos comenzaron cuando la niña tenía 10 años y con el correr del tiempo, el imputado avanzó en su accionar hasta que llegó a accederla carnalmente.

La denuncia fue radicada por el tío de la víctima, que en ese momento ya contaba con 13 años, y en contra del padrastro de la menor, luego de que ella le contara lo que ocurría.

El abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes

Es un delito que existe cuando:

un adulto utiliza a un niño, niña o adolescente para estimularse sexualmente;
un adulto estimula sexualmente a un niño, niña o adolescente; o
un adulto utiliza a un niño, niña o adolescente para estimular sexualmente a otra persona.
Puede haber abuso sexual infantil aunque no haya acceso carnal.

0800-222-1717
¿Creés que un niño, niña o adolescente pudo haber sido víctima de abuso sexual?
Llamanos a nuestra línea gratuita cualquier día, a cualquier hora, desde cualquier lugar del país.
Te atenderán profesionales especializados.
Podés comunicarte aunque no seas familiar.

¿Cómo me doy cuenta si un niño, niña o adolescente fue víctima de abuso sexual?
Los niños, niñas o adolescentes que son víctimas de este delito no suelen contar lo que les ocurrió.

Sin embargo, si tienen cambios de conducta repentinos, pueden estar diciéndonos que les ha pasado algo.

Algunos de estos cambios podrían ser:

enojos injustificados,
decaimiento,
desconexión con el medio social,
pesadillas o problemas para dormir,
ansiedad,
no quieren quedarse solos con una persona en particular.
Para evaluar si hubo agresión o no, siempre debe participar un profesional, que puede ser el pediatra u otro especialista en el tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *