Piden once años de prisión para quienes secuestraron a una testigo para que cambie su declaración En la causa permanece prófugo un abogado que habría participado de la maniobra.

“A la víctima se la sustrajo, se la retuvo y se la obligó a hacer algo en contra de su voluntad como era cambiar sus dichos en dos causas”, marcó la fiscalía.

El fiscal Oscar Ciruzzi, a cargo interinamente de la Fiscalía General Nº10 ante los Tribunales Orales en lo Criminal y Correccional, solicitó entre diez y once años de prisión para tres acusados de secuestrar a una mujer para lograr que cambie su declaración en una denuncia judicial. El juicio, a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº10, continuará el próximo 30 de abril.

Para la fiscalía, Osmar Moyano y Ernesto Ariel Duarte son responsables del delito de “secuestro coactivo agravado” en concurso ideal con los delitos de “lesiones leves y robo en poblado y en banda”. A Juan Omar Schirmo lo consideró partícipe necesario del secuestro porque fue parte de la maniobra para que se logre el resultado, es decir, que la víctima rectifique su declaración.

En el alegato, la fiscalía destacó el rol del abogado Mariano José Mera Alba, quien actualmente está prófugo en el marco de este expediente, al que señaló como responsable directo de la situación. En noviembre de 2019, el Ministerio de Seguridad de la Nación ofreció una recompensa de 500 mil pesos para quien pudiera colaborar con datos sobre él en el marco de la resolución 1043/2019.

Ante las juezas Marcela Rodríguez, Silvia Mora y el magistrado Alejandro Noceti Achaval, el fiscal explicó que la situación comenzó el 20 de septiembre de 2018, cerca de la una de la mañana, cuando la víctima fue citada en un bar de Almirante Brown y Pilcomayo, en el barrio de La Boca. En ese momento, desde un auto que sería propiedad de Mera Alba salieron tanto el abogado prófugo como los imputados Moyano y Duarte y la arrastraron hasta el vehículo “valiéndose de su fuerza y con violencia”.

Desde allí -añadió el representante del MPF- fueron hasta la localidad bonaerense de Merlo, donde funcionaba una parrilla que era propiedad de Mera Alba. Entre los tres hombres la amenazaron y le dijeron que debía cambiar una declaración que había hecho en una unidad fiscal de investigación (UFI) de Morón en dos expedientes por abuso sexual que se le seguían al abogado. “Vos sabés lo que le pasa a los traidores; si haces las cosas mal, vas a saber lo que te va a pasar, te vamos a matar”, le repetían.

“Vos sabés lo que le pasa a los traidores; si haces las cosas mal, vas a saber lo que te va a pasar, te vamos a matar”, repetían sus captores, según relató la víctima.

Luego de esta secuencia, la víctima fue llevada hasta una casa a tres cuadras, donde estaban sus hijas, que habían sido llevadas allí por su padre, ex pareja de la mujer. Las dejaron encerradas toda la noche y a la mañana siguiente fue trasladada hasta la unidad fiscal para que cambie su declaración. Allí apareció en escena Schirmo, quien -de acuerdo con la acusación- le indicó y reiteró que debía modificar sus dichos en dos expedientes que involucraban a Mera Alba por abuso sexual y lesiones.

El fiscal explicó que en la UFI le dieron un papel para que escribiera y se rectificara de sus dichos: la víctima escribió lo que le habían indicado mientras la acompañaba Schirmo. Una vez que se fueron de ahí, fue llevada nuevamente hasta esa casa. Durante la noche había podido utilizar un celular de su ex para pedir ayuda a una amiga y ella fue quién se contactó con la Brigada Antisecuestros, que finalmente llegó al lugar cerca de las dos de la tarde. La víctima fue trasladada hasta una dependencia policial donde constataron sus lesiones.

“A la víctima se la sustrajo, se la retuvo y se la obligó a hacer algo en contra de su voluntad como era cambiar sus dichos en dos causas”, resumió el fiscal. Repasó el testimonio de la mujer, y explicó cómo se corroboraba con los distintos llamados telefónicos que recibieron los implicados y qué hizo el abogado que se encuentra prófugo. La defensa había presentado como testigo a un hombre que trabajaba de cuidacoches en la zona y que presentó la situación donde subían al auto a la mujer como “una discusión”. La fiscalía en su alegato repasó que el cuidacoches tenía agendado a Mera Alba en su celular y que tenían llamados y mensajes intercambiados, que hasta incluían una invitación de cumpleaños.

“Mirá que la estuvieron buscando en la cancha y no la vieron pero si no es hoy, es el domingo”, escribió Rafael Di Zeo en un mensaje al abogado Mera Alba, remarcó el fiscal.

Incluso resaltó una serie de mensajes donde Mera Alba contactó a Rafael Di Zeo, uno de los líderes de la “barra brava” de Boca Juniors. “Mirá que la estuvieron buscando en la cancha y no la vieron pero si no es hoy, es el domingo”, escribió Di Zeo. La víctima es hincha de ese club y la noche en la que fue secuestrada había estado en el estadio ya que se jugaba un partido de la Copa Libertadores. La mujer se tuvo que ir casi al inicio del encuentro porque le avisaron que su ex pareja se había llevado a sus niñas, a las cuales volvió a ver una vez que fue captada.

“La verdad del relato de la mujer tiene sustento en todas estas llamadas y mensajes”, sostuvo el fiscal, y reveló otra serie de intercambios entre Schirmo y Mera Alba la mañana en que la víctima fue llevada hasta la UFI. “Todos los dichos de la víctima no fueron desvirtuados ni siquiera por el andamiaje testimonial armado por quién se encuentra prófugo en la causa”, advirtió.

Al momento de solicitar las penas de 11 años para Moyano y Duarte y de 10 años para Schirmo, el fiscal le requirió al tribunal que realice la extracción de testimonios para que se investigue a cuatro personas por falso testimonio.

Luego, fue el turno de la defensa del imputado Moyano, que consideró que el relato de la víctima no es verosímil y que no era posible llegar a tener la certeza necesaria para una condena, por lo cual requirió su absolución.

Fuente: Fiscales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.