Catamarca: Intendente en Juicio por Abuso Sexual

Catamarca, la provincia donde empezaron las marchas del silencio por el femicidio de Maria Soledad Morales de 17 años en 1990, asesinada por dos “hijos del Poder”.

Una provincia pero no la única, que está cargadas de hijos, padres, de intendentes “del Poder” que pagan una suma “importante” de plata para que la victima se calle, para que las madres no hablen, tapando el delito que cometieron. Hay que cortar con sus privilegios de impunidad.

La causa de Aybar se inició en marzo de 2013 luego que la adolescente se quebrara y le confesara a su madre que había sido abusada sexualmente por el jefe comunal, quien antes de ser electo en el cargo había sido director de la escuela de El Durazno. Tras la denuncia, Aybar fue detenido. Estuvo doce días privado de su libertad hasta que se le concedió la excarcelación.

Después de siete años, se llevo a cabo el juicio contra el intendente el día de ayer y hoy culminó.

Hablamos con Ana Clara Barros, abogada que lleva el caso de la víctima.

-¿Que le pareció el testimonio del intendente?

– El intendente declaró con las garantías del debido proceso. Es decir que no respondió preguntas. Negó los hechos aduciendo que todo era una jugada política para destituirlo, y demonizarlo mediáticamente, se refirió a sí mismo como una buena persona, padre y esposo. Personalmente considero que es esa la estrategia de la defensa: negar el abuso sexual sin responder por las circunstancias del hecho que se le imputa, desvirtuar el relato de la víctima, retirarle credibilidad, reemplazando la verdad de lo acaecido con un discurso de persecución política.

Cuando la verdad de las cosas es todo lo contrario. Durante años y años Aybar uso los privilegios que le concedía los diferentes lugares de poder que ocupó como maestro, director de escuela y luego intendente, para abusar de las mujeres y las infancias de las comunidades de puerta de corral quemado. Siendo los propios recursos del estado lo que le permitan mantener su impunidad.

¿Cuál la postura del movimiento feminista de la provincia ante lo sucedido?

Desde la asamblea Ni una Menos denunciamos estás circunstancias y solicitamos a la justicia que dicte además de una sentencia con condena de prisión efectiva, una medida reparadora de carácter integral para las mujeres víctimas, que hicieron la denuncias y no llegaría a juicio y las otras que no denunciarán por miedo. El uso abusivo del poder por Aybar, quien controla el destino económico y laboral de las personas de las comunidades de Puerta de Corral quemado, lo mantuvo impune. Al lado de una justicia que no juzga delitos de carácter sexual, porque están naturalizados, que Aybar sea juzgado es un logro de las mujeres del movimiento que desde hace años nos movilizando pidiendo el juicio. Cuando debería investigarse de oficio cada delito sexual que se denuncia. Por eso pedimos que la justicia se expida por una medidas histórica, que repare el entramado social que fue descompuesto por los abusos de Aybar, siendo los propios vecinos. Una medida que interpele al pide ejecutivo y legislativo a intervenir asegurando a las mujeres e infancias contención psicológica, jurídica, económica, de manera gratuita. Ley Micaela, esi, etc. El servicio de salud que llegue al interior de las provincia y a esas comunidades.

-¿Cuál es al momento, la reacción de la sociedad catamarqueña?

Creo que recién ahora para el público, aparece más claro nuestra narrativa, que parte del relato de la víctima, y que visibiliza la violencia estructural, sexual contra las infancias y que sistemáticamente afectaron a esas comunidades.

¿Qué contención tiene la víctima ante el abuso sexual?

La víctima tiene la contención psicológica particular, ademas del acompañamiento qué las compañeras podemos dar.”

Más información:

“Me dijo que lo había tentado el diablo y me ofreció $50 mil para que no denuncie”

 

¿Cuantas mujeres tienen que seguir padeciendo la violencia machista para que se corte con tanta impunidad?

¿Cuantas de nostras hace falta para que cambie el sistema judicial patriarcal, racista, clasista y machista?

¿Cuantas vidas se tiene que llevar para lograr el verdadero cambio?

Nuestra lucha tiene que ser constante hasta lograr la verdadera igualdad.

La justicia tiene que ser para aquellas que le fue arrebatada la vida, para quien les fue quitado la paz de su existencia, para quienes no tienen voz por que ya no están, la justicia tiene que ser para ellas, quienes confiaron, para las hijas desaparecidas, para lxs ninxs violadxs, para las pibas que maltratadas, para ellas la JUSTICIA, para el violento, el violador, el femicida LA CARCEL.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.