¡ES LEY! CUPO LABORAL TRANS, TRAVESTI MÁS DERECHOS PARA LA DIVERSIDAD EN ARGENTINA Luego de las exposiciones y debate parlamentario quedó aprobado en el SENADO

La Ley Diana Sacayan-Lohana Berkins fue aprobada en la Cámara Alta Nacional.

Con 55 votos a favor, uno en contra, seis abstenciones, el Estado debe contratar al menos un 1% de personas travestis, transexuales y transgénero.

Desde los palcos del recinto, las activistas acompañaron el debate legislativo en esta sesión extraordinaria. Alrededor del Palacio Legislativo de la Nación, también se convocaron les militantes del sector.

La ley fue celebrada por las organizaciones del feminismo y la diversidad, tras años de lucha por lograr asegurar el cupo laboral en la administración estatal.

Un solo voto en contra se hizo presente en el debate parlamentario y el mismo tuvo por autor al cordobés ERNESTO MARTÍNEZ –del PRO- . Mientras que con abstenciones se expresaron las bancas senatoriales de Juntos x el Cambio; Roberto Basualdo, Julio Cobos, Silvia Elías de Pérez, Laura Rodríguez Machado, Humberto Schiavoni y María Belén Tapia.

En cuanto al sector privado, las empresas que contraten a personas travestis, transexuales y transgénero, serán consideradas prioritarias para las compras del Estado, además de contar con beneficios fiscales. Sumado a que el Banco Nación dispondrá de líneas de crédito con tasa preferencial para el financiamiento de emprendimientos productivos, comerciales y/o servicios, individuales, asociativos, destinados específicamente al colectivo reconocidos por esta ley.

Como miembro informante expuso Norma Durango quien al respecto, dijo “hermosa y estupenda sensación de sentir que después de tantos años nuestro país tendrá una ley que reconoce, incluye y considera al colectivo integrado por lesbianas, gays, bisexuales, travestis, trans, intersex”. Desde la Banca de la Mujer, la expositora, sobre la ley debatida, expuso: “viene a compensar un poco tanto dolor, tanto desamparo sufrido durante décadas, tantas vidas truncas, tantos proyectos anulados”, al tiempo que es “la oportunidad de revertir una realidad de discriminación y violencia que ha sometido y somete a las personas travestis, transexuales y transgénero”.

 

Destacó también: “Estamos aquí por la fuerza militante del activismo de la disidencia sexual de todo nuestro país. Estamos aquí por Diana y Lohana. Ojalá estuvieran esta tarde con sus banderas en el Congreso disfrutando este momento”.

La senadora del Frente de Todos, comentó: “a pesar de los avances normativos registrados en la última década”, este colectivo continúa “teniendo dificultades para acceder a la salud, a la educación, a la vivienda, así como a la protección frente a la informalidad laboral y el desempleo; en definitiva, para vivir una vida en condiciones dignas”. “Un dato significativo que da cuenta de ello: tienen una expectativa de vida que ronda entre los 35 y los 40 años” Durando, concluyó: “Estamos dando un paso histórico; sentando las bases para reparar la desigualdad estructural que existe en la sociedad respecto de las personas travestis, transexuales y transgénero, para que puedan participar del desarrollo social y económico en igualdad de condiciones, oportunidades y trato, sin violencias ni discriminaciones”

 

LA OPOSICIÓN FRENTE A UN PAÍS INCLUSIVO

Gladys González, vocera de los senadores y senadoras de la oposición, expresó “lo mínimo que podemos hacer es aceptar que nos es difícil entender, reconocer nuestra ignorancia, y elegir en qué lado nos queremos pasar”.

“Yo no entendía en oportunidad del matrimonio igualitario, y creo que justamente eso hizo que votase con una mirada parcial, condicionada por lo cultural, lo religioso, con una mirada seguramente llena de prejuicios y de ignorancia” manifestó.

González, agregó: “Hoy no quiero que me pase lo mismo, quiero votar mirando y viendo, con mayúscula, quiero reconocer y valorar al otro, no quiero mirar para otro lado y seguir negando”. Y aseveró que votando esta ley “podemos elegir hacernos cargo y reparar lo que hicimos mal como sociedad y como Estado”.

“Si hay algo que está claro es que llegamos tarde, aunque quiero reconocer que hay provincias que nos lleva la delantera”, añadió.

Luego la senadora correntina Ana Almirón dijo “esta ley viene a poner un freno, porque hay un grupo humano al que el acceso al trabajo digno siempre le fue negado, dejándolo siempre en el mundo de la ilegalidad”.

Además expuso “la Ley de Identidad de Género significó un antes y un después”, pero “a pesar de los avances normativos”, los integrantes de este colectivo “todavía siguen siendo víctimas de actos discriminatorios”.

Respecto a lo educativo, la legisladora consideró: “cuando empiezan a desarrollar su identidad” en la adolescencia, “empiezan a sufrir discriminación y hace que haya una mayor deserción escolar y abandonen los estudios”. Además, en su discurso, Almirón abogó que las provincias “se hagan eco” de la ley y que esta norma sirva para “empezar a hablar de políticas integrales al respecto”.

Así al momento de hacer uso de la palabra,  María Eugenia Duré recordó en su discurso a Lohana Berkins y citó: “Estamos en una sesión histórica, hay todo un país esperando que esto sea ley, es un día de celebración”. La oficialista manifestó que la norma es resultado de “una lucha histórica del colectivo travesti-trans”, que han “transformado ese dolor en sus vidas en resistencia”. Pero también la ley se trata de “abrir nuevos caminos hacia la libertad de este colectivo” y “ampliar derechos”.

Por su parte María Eugenia Catalfamo dijo: “Ojalá junto a nosotros en estas bancas estuvieran sentadas personas del colectivo LGBTIQ+, quienes pudieran contarnos cada una de las violencias que tuvieron que atravesar durante toda su vida, para que no nos quede ninguna duda de por qué tenemos que estar acompañando esta media sanción”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.