Prisión preventiva para los Femicidas de Rocío Vera

Rocío Vera tenía 14 años, y estaba embarazada de su primer hijo. La encontraron en un baldío de Reconquista, Santa Fé, el domingo 12 de julio. Tenía ocho fracturas en la cabeza, lesiones externas, y quemaduras por todo el cuerpo. Rocío fue violada reiteradas veces por distintos hombres. Agonizó dos horas antes de morir. Dos menores y cinco mayores participaron de su femicidio.

El hecho fue calificado por el fiscal de la Unidad de Género de Reconquista, Aldo Gerosa, como homicidio triplemente agravado por mediar violencia de género, por la intervención activa de menores de edad, y criminis causa para consumar y ocultar otro delito. Además del delito de abuso sexual agravado, que implicó la participación de dos o más personas, además de la intervención de dos menores de edad.

Claudia Bressán, jueza de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), ordenó la prisión preventiva para los cinco mayores de edad acusados. Uno fue acusado como autor del homicidio, tres como partícipes primarios, y el quinto como partícipe secundario. Uno de los dos menores de edad ejecutó el primer golpe en la cabeza de Rocío, por lo que fue detenido por la jueza de Menores, Griselda Delbón.

El fiscal Gerosa aseguró que la adolescente murió por un traumatismo de cráneo encefálico con hemorragia del parénquima frontotemporal derecho. “Hubo crueldad y maldad infinita”, sentenció.

El caso de Rocío fue uno de los más trágicos de toda la cuarentena. La crudeza de su femicidio, sin embargo, no es ninguna novedad. El último sábado Tatiana Guzmán murió luego de permanecer más de diez días en terapia intensiva. Tenía 15 años, y murió resistiéndose a un abuso sexual. Diego Ángel Lea, de 38 años, la apuñaló repetidas veces.

En la Argentina se produce un femicidio cada 29 horas, una curva que no baja.

Dictaron prisión preventiva para cinco de los femicidas de Rocío Vera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.