Argentina se forjó con altos ideales de Libertad, Igualdad y Soberanía. Bregó por la Justicia de todas las personas de buena voluntad que quieran habitar esta porción planetaria. El sentido profundo de una homogeneidad sin prerrogativas de sangre, marcan las primeras intenciones que sustentaron la revolución y subversión de una sociedad que pujaba por nacer, hecha República.

Una persona muerta por día, parece no generarle asombro a nadie, pues se supone que morir es parte de lo inexorable en la existencia del ser humano. Lo alarmante se genera cuando el odio es el motivo esencial para ultimar a una persona; odio por su género, ideología, creencia, apariencia, condición social, económica, lo que fuere. Lo irracional activando el mecanismo bajo el cual, alguien le pone fin a la existencia de un otro, en este caso que mencionaré, a una otra.