La constante lucha con la #Tra­taDePer­so­nas

30 de ju­lio Día In­ter­na­cio­nal de la Lu­cha con­tra la Tra­ta de Per­so­nas. Solo en Ar­gen­ti­na y en el 2018 se abrie­ron más de 3 mil in­ves­ti­ga­cio­nes pre­li­mi­na­res a raíz de de­nun­cias.

La Tra­ta de per­so­nas es uno de los de­li­tos trans­na­cio­na­les que más di­ne­ro deja a los de­lin­cuen­tes jun­to al trá­fi­co de ar­mas y sus­tan­cias. A di­fe­ren­cia de los otros crí­me­nes, la Tra­ta, mu­chas ve­ces, no es per­ci­bi­da como de­li­to y las ma­fias se es­con­den bajo la ne­ce­si­dad de gru­pos muy vul­ne­ra­dos.  

Este pro­ce­so que im­pli­ca el ofre­ci­mien­to, la cap­ta­ción, el tras­la­do, la re­cep­ción o aco­gi­da de per­so­nas con fi­nes de ex­plo­ta­ción, no co­no­ce fron­te­ras y ex­plo­ta a mu­je­res, ni­ños, ni­ñas, ado­les­cen­tes y hom­bres con fi­nes de so­me­ter­los al tra­ba­jo for­zo­so, la es­cla­vi­tud y la ex­plo­ta­ción se­xual.  

Si bien, tie­ne una com­ple­ja tra­ma so­cial que hace muy di­fí­cil el abor­da­je para ser com­ba­ti­do, es obli­ga­ción de los go­bier­nos del mun­do, rea­li­zar to­dos los es­fuer­zos po­si­bles, des­de to­dos los ám­bi­tos para lu­char con­tra este fla­ge­lo cu­yas víc­ti­mas no tie­nen voz. 

dia mundial trata personas cuba radio rebelde 02

Este día fue crea­do por las Na­cio­nes Uni­das para con­cien­ti­zar so­bre la si­tua­ción de las víc­ti­mas de la Tra­ta y pro­mo­ver la pro­tec­ción de sus de­re­chos.   

 

Ca­sos en el país

Re­cien­te­men­te se dio a co­no­cer que en la Ar­gen­ti­na du­ran­te 2018 se ini­cia­ron 3254 in­ves­ti­ga­cio­nes pre­li­mi­na­res por de­nun­cias de tra­ta de per­so­nas, se­gún sur­ge de in­for­ma­ción ofi­cial que al me­nos cua­tro mi­nis­te­rios na­cio­na­les apor­ta­ron al go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos para la con­fec­ción de un in­for­me anual que ana­li­za el trá­fi­co de per­so­nas en todo el mun­do. 

“La co­rrup­ción y la com­pli­ci­dad ofi­cial en los de­li­tos de tra­ta de per­so­nas si­guen sien­do preo­cu­pa­cio­nes im­por­tan­tes en la Ar­gen­ti­na”, dice el re­por­te glo­bal, ru­bri­ca­do por el se­cre­ta­rio de Es­ta­do nor­te­ame­ri­cano, Mi­chael Pom­peo. 

En la Ar­gen­ti­na du­ran­te 2018 se ini­cia­ron 3254 in­ves­ti­ga­cio­nes pre­li­mi­na­res por de­nun­cias de tra­ta de per­so­nas

El in­for­me del De­par­ta­men­to de Es­ta­do sub­ra­ya cons­tan­te­men­te que se ob­ser­va un “in­cre­men­to” de los es­fuer­zos gu­ber­na­men­ta­les por desa­rro­llar e im­ple­men­tar nue­vas po­lí­ti­cas de pre­ven­ción, pro­tec­ción y per­se­cu­ción, es­fuer­zos que -se­gún se ex­pli­ca en ese do­cu­men­to- se cris­ta­li­zan, por ejem­plo, en el au­men­to de las ci­fras co­rres­pon­dien­tes a in­ves­ti­ga­cio­nes en cur­so, pro­ce­sa­mien­tos, con­de­nas e iden­ti­fi­ca­ción y asis­ten­cia de las víc­ti­mas de este de­li­to trans­na­cio­nal. 

En este con­tex­to, el in­for­me dice: “La com­pli­ci­dad ofi­cial, prin­ci­pal­men­te a ni­vel sub­na­cio­nal, con­ti­núa obs­ta­cu­li­zan­do los es­fuer­zos del Go­bierno para com­ba­tir la tra­ta de per­so­nas”. Se re­fie­re, elíp­ti­ca­men­te, a los ca­sos que sub­sis­ten al am­pa­ro de zo­nas gri­ses en la nor­ma­ti­va o de au­sen­cia de efi­cien­te con­trol a ni­vel mu­ni­ci­pal o, even­tual­men­te, pro­vin­cial. 

En oca­sio­nes, las or­ga­ni­za­cio­nes de­di­ca­das al trá­fi­co y ex­plo­ta­ción de mu­je­res -es­pe­cial­men­te, mi­gran­tes- apro­ve­chan el con­trol de de­ter­mi­na­das zo­nas (so­bre todo, po­los pro­duc­ti­vos con im­por­tan­te in­ci­den­cia de re­cur­sos la­bo­ra­les oca­sio­na­les) para do­mi­nar los es­pa­cios de tra­ta de per­so­nas y, tam­bién, la ven­ta de dro­gas. 

En el país, se­gún la ley vi­gen­te, pro­mo­ver o fa­ci­li­tar la pros­ti­tu­ción de una per­so­na está pe­na­do con pri­sión de 4 a 6 años de pri­sión, aun­que me­die el con­sen­ti­mien­to de la víc­ti­ma, y hay di­ver­sos agra­van­tes que su­man la con­de­na. 

Asi­mis­mo, está re­pri­mi­do con pri­sión de 4 a 15 años quien lle­ve a una per­so­na a es­cla­vi­tud o ser­vi­dum­bre, bajo cual­quier mo­da­li­dad, así como quien obli­gue a al­guien a rea­li­zar tra­ba­jos o ser­vi­cios for­za­dos o a con­traer ma­tri­mo­nio ser­vil.

infografia victimas edad genero

Ci­fras im­pac­tan­tes

En el in­for­me plu­ri­mi­nis­te­rial pre­sen­ta­do al De­par­ta­men­to de Es­ta­do nor­te­ame­ri­cano para la con­fec­ción del in­for­me glo­bal cons­ta que du­ran­te 2018 fue­ron res­ca­ta­das 972 víc­ti­mas de ex­plo­ta­ción la­bo­ral y 522 víc­ti­mas de ex­plo­ta­ción se­xual. 

A su vez, el do­cu­men­to con­fir­ma que en la Ar­gen­ti­na son cap­ta­das por gru­pos cri­mi­na­les in­ter­na­cio­na­les y víc­ti­mas de ex­plo­ta­ción se­xual y la­bo­ral per­so­nas que lle­gan ma­yo­ri­ta­ria­men­te des­de Pa­ra­guay, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Perú, Bo­li­via, Uru­guay, Ve­ne­zue­la, Chi­na y Bra­sil. 

En lo que res­pec­ta ex­clu­si­va­men­te a las de­nun­cias te­le­fó­ni­cas so­bre tra­ta de per­so­nas, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal re­ci­bió 1858 lla­ma­das, y de es­tos ca­sos 522 fue­ron de­ri­va­dos a in­ves­ti­ga­do­res de la Jus­ti­cia Fe­de­ral, mien­tras que 440 fue­ron asig­na­dos a in­ves­ti­ga­do­res de los ór­ga­nos ju­di­cia­les de dis­tin­tas pro­vin­cias, se­gún de­ta­lla el do­cu­men­to del De­par­ta­men­to de Es­ta­do. 

En­tre enero y di­ciem­bre del año pa­sa­do, 106 miem­bros de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les fue­ron pro­ce­sa­dos. De ellos, 71 in­te­gra­ban gru­pos de­di­ca­dos a ex­plo­tar mu­je­res en an­tros de es­cla­vi­tud se­xual: esta úl­ti­ma ci­fra se du­pli­có en com­pa­ra­ción con 2017, cuan­do solo 35 per­so­nas re­sul­ta­ron acu­sa­das por re­gen­tear o fa­ci­li­tar la pros­ti­tu­ción de al­gu­na per­so­na. 

En los úl­ti­mos 10 años, al me­nos 13.384 per­so­nas fue­ron res­ca­ta­das por las fuer­zas fe­de­ra­les de la ex­plo­ta­ción se­xual y la­bo­ral en el país: 12.294 eran ma­yo­res de 18 años y 1090, me­no­res. 

“Es pro­ba­ble que sean or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que no ten­gan una lo­gís­ti­ca ni un desa­rro­llo de­ma­sia­do de­pu­ra­do o po­ten­te. Aun­que hay otros ca­sos en los que se ven re­des muy or­ga­ni­za­das, en los que hay pro­ce­sos de cap­ta­ción y ex­plo­ta­ción que son lle­va­dos a cabo por per­so­nas dis­tin­tas. Cuan­do la or­ga­ni­za­ción es más im­por­tan­te sue­le ha­ber mu­chos círcu­los de pro­tec­ción en re­la­ción al lu­gar de ex­plo­ta­ción, como los pros­tí­bu­los. Tie­nen pro­tec­ción po­li­cial y del po­der po­lí­ti­co. Des­de arre­glos con los ins­pec­to­res mu­ni­ci­pa­les has­ta con los in­ten­den­tes”, ex­pli­có el fis­cal Mar­ce­lo Co­lom­bo, a car­go de la Pro­cu­ra­du­ría de Tra­ta y Ex­plo­ta­ción de Per­so­nas (Pro­tex). 

 

Asis­ten­cia a las víc­ti­mas

El mes pa­sa­do, Dipu­tados con­vir­tió en ley -con 183 vo­tos a fa­vor, uno en con­tra y una abs­ten­ción- la crea­ción de un fon­do fi­du­cia­rio para asis­tir a las víc­ti­mas de la tra­ta de per­so­nas en la Ar­gen­ti­na. La pro­pues­ta ha­bía sido im­pul­sa­da des­de el ofi­cia­lis­mo en lí­nea con los pun­tos plan­tea­dos en 2012, cuan­do se san­cio­nó la ley 26.364, de pre­ven­ción y san­ción de la tra­ta de per­so­nas y asis­ten­cia a sus víc­ti­mas. Ese fon­do se nu­tri­rá del ma­ne­jo de los bie­nes de­co­mi­sa­dos a las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les de­di­ca­das a este de­li­to. 

“La ini­cia­ti­va pro­po­ne crear un fi­dei­co­mi­so pú­bli­co para la ad­mi­nis­tra­ción de los bie­nes mue­bles e in­mue­bles pro­ve­nien­tes de este de­li­to, y que di­chos re­cur­sos sean des­ti­na­dos a la asis­ten­cia de las víc­ti­mas. Tam­bién con­tem­pla que, al mo­men­to de la sen­ten­cia, se or­de­nen las re­pa­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas que co­rres­pon­dan en fa­vor de la víc­ti­ma como me­di­da de re­pa­ra­ción del daño su­fri­do”, ex­pli­có el Po­der Eje­cu­ti­vo tras la san­ción de la ley.

 

El caso em­ble­ma, Ma­ri­ta Ve­rón

El 3 de abril de 2002 Ma­ri­ta Ve­rón, de 23 años, fue se­cues­tra­da a po­cas cua­dras de su casa. Sus cap­to­res eran par­te de una red que tra­fi­ca­ba mu­je­res, dato que pu­die­ron ave­ri­guar los pa­dres de la jo­ven cuan­do ini­cia­ron la bús­que­da por sí so­los.

A par­tir de en­ton­ces Su­sa­na -su ma­dre- le puso el cuer­po a la bús­que­da y em­pe­zó a re­co­rrer bur­de­les ves­ti­da de pros­ti­tu­ta tra­tan­do de en­con­trar a su hija que ya lle­va casi dos dé­ca­das sin apa­re­cer. De este modo li­be­ró a mu­chas mu­je­res pri­va­das de su li­ber­tad y se trans­for­mó en una de las re­fe­ren­tes de la lu­cha con­tra la tra­ta de per­so­nas en el país. En­tre mu­chas co­sas, lo­gró mo­di­fi­car la le­gis­la­ción y vi­si­bi­li­zar un pro­ble­ma mi­ni­mi­za­do en la Ar­gen­ti­na. 

El 19 de oc­tu­bre de 2007 creó la Fun­da­ción Ma­ría de los Ánge­les con el ob­je­ti­vo de res­ca­tar víc­ti­mas se­cues­tra­das para la tra­ta de per­so­nas, la cual lo­gró li­be­rar a más de sie­te mil mu­je­res. Mien­tras bus­ca in­can­sa­ble­men­te a su hija Ma­ría de los Ánge­les Ve­rón (aun des­a­pa­re­ci­da). El 18 de ju­nio de 2010 fa­lle­ció su ma­ri­do Da­niel Ve­rón.

Diez años des­pués de su desa­pa­ri­ción, en el 2012 el caso de Ma­ri­ta lle­gó a Jui­cio y lue­go de va­rios ve­re­dic­tos y ape­la­cio­nes, to­dos los acu­sa­dos fue­ron ab­suel­tos con el ar­gu­men­to de que los tes­ti­mo­nios so­bre los que se ba­sa­ba la acu­sa­ción no eran creí­bles. 

Fue en el 2017 cuan­do la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de Tu­cu­mán re­cha­zó un re­cur­so ex­tra­or­di­na­rio y or­de­nó que los 10 con­de­na­dos por la desa­pa­ri­ción de la jo­ven que vol­vie­ran a la cár­cel. 

El 18 de di­ciem­bre de ese año, los in­te­gran­tes del Clan, acu­sa­dos de for­mar par­te de la red de tra­ta que se lle­vó a Ma­ri­ta, fue­ron con­de­na­dos a 10 años de pri­sión bajo la mo­da­li­dad de pri­sión do­mi­ci­lia­ria, has­ta tan­to la sen­ten­cia que­de fir­me. El fa­llo co­se­chó se­ve­ras crí­ti­cas des­de los me­dios, las re­des so­cia­les y la so­cie­dad tu­cu­ma­na. Su­sa­na, por su par­te, con­ti­núa en la in­can­sa­ble bús­que­da de su hija.   

fuente: Puente Aereo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *