El contexto social, político y económico, en el país, subleva a la ciudadanía de tal forma que prácticamente todas las semanas estamos elevando banderas de lucha, en las calles. Junio recibió a #NiUnaMenos y verá al 13 del mes, cómo se define el Congreso con respecto al proyecto legislativo por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Argentina se forjó con altos ideales de Libertad, Igualdad y Soberanía. Bregó por la Justicia de todas las personas de buena voluntad que quieran habitar esta porción planetaria. El sentido profundo de una homogeneidad sin prerrogativas de sangre, marcan las primeras intenciones que sustentaron la revolución y subversión de una sociedad que pujaba por nacer, hecha República.

Los huérfanos del femicidio, esos que el oportunismo político considera el "daño colateral" de gente en desgracia; son personas que pagan las consecuencias de un Estado ausente, neoliberal y desentendido de los derechos humanos en general. La mayoría son niños y niñas que van a dar a un hogar superpoblado, con pocas a nulas posibilidades de encontrar una mejora en sus situaciones de vida. Padecen el dolor de la pérdida, la victimización del delito y además, la indiferencia de una sociedad que no admite estas profundas heridas que provoca el sistema patriarcal.

Sábado 8 de abril, hacía 30 días que las mujeres salteñas habíamos abrazado nuestras banderas para ir a caminar alrededor de las calles del microcentro local. Gritamos hasta quedar sin garganta que: nos están matando, pegando, violando, mortificando y excluyendo de la vida. El patriarcado larga un hijo sano de su sistema para perpetrar los hechos más aberrantes que pueden existir. Así es como sucedieron las muertes de Micaela García en Entre Ríos y de Ornella Dottori en Tucumán. Con semanas de diferencias ambas jóvenes fueron ultimadas por  femicidas.

Un 24 de marzo del año en curso. Marcha el país en las distintas plazas de ciudades y pueblos, algunas son más numerosas, otras un poco más humildes. Sin embargo, todas portan los mismos lemas: dignidad, trabajo, salarios, paritarias, derechos humanos... el militante es el vecino; los trabajadores, los jóvenes, también los jubilados. Las mujeres que portan con ellas, el peso de un hogar sin luz, agua, gas y ahora el pan del lujo cotidiano. 

Todo comenzó cuando ella sentada sobre un banco en una plaza pública, calmó el llanto de su crío, al ponerle la  mama en la boca. La succión frugal del lactante, mancilló la mirada opresiva y prejuiciosa de un policía que lejos de interpretar a ese acto natural, como un momento de alimentación, lo convirtió en una herida al pudor de una multitud que caminaba frente a la madre y al hijo, sin reparar en ellos. Hasta que la mujer espetó a la autoridad policial y terminó detenida como ejecutante de un acto impúdico.

Colaboradores

logoDDS

Logo saltanoticiasinof

logo NTDR

logo InfoSalta